A Tele 5 y Antena 3 les quedan dos Telediarios…

… bueno, o tres y un Informe Semanal, pero no mucho más. Su modelo televisivo toca a su fin, y eso es un motivo de alegría para los que amamos la libertad.

Con una cuota de pantalla del 50%, los dos grupos televisivos (Mediaset España y Atresmedia) que más canales tienen en el mercado, acaparan el 90% de los anuncios de publicidad. Una distorsión artificial que ha conseguido, con el placet o la omisión de los gobiernos de turno, que se asesine la pluralidad televisiva en España al permitir que las dos televisiones de marras (Tele 5 y Antena 3), y sus grupos respectivos, monopolicen la publicidad de forma torticera.

El resultado es bien patente: nadie con dos dedos de frente quiere comprar un canal de televisión en España para emitir en abierto por TDT, a no ser que sean los dos grupos mencionados. No es rentable. Las migajas por ingresos de publicidad que dejan esos dos grandes grupos (apenas llega al 10%) hace que ninguna otra televisión pueda aproximarse al punto de equilibrio. Que se lo digan a 13 tv…

Pero como no hay mal que dure 100 años, ya está enseñando la patita en nuestra querida Iberia la revolución pendiente: la televisiva. El tsunami de internet que ha logrado sepultar la prensa de papel hasta ahogarla, amenaza con hacer lo mismo con la televisión en abierto (la TDT). Si fuera directivo del monopolio Atresmedia-Mediaset España estaría temblando…

Las noticias que llegan de Estados Unidos no pueden ser más optimistas: ya hay una mayoría de estadounidenses que prefieren consumir televisión por internet. Un estudio de la consultora Deloitte confirma el cambio de tendencia. Un 53% de espectadores reconoce que ve la televisión a través de internet, contra el 45% que lo hace de forma tradicional, conectándose al cable o a la televisión en abierto.

¿Qué quiere decir esto? Pues que si en Estados Unidos, que marca tendencia en el consumo de ocio, ya comienza a abonarse a ver la tele por internet, España, que tiene tendencia a mimetizarse en todo lo que venga del imperio yanqui, le quedan dos o tres Telediarios para copiar tendencia.

¿Y eso es bueno? Buenísimo. ¿Por qué? Pues porque por fin podremos crear nuevas televisiones a un coste económico bajísimo, y con contenidos ajenos al pensamiento único y a lo políticamente correcto.

Y será el momento de abandonar la crítica cansina de la penúltima estupidez que salga en Tele 5, para comenzar a pensar cómo montar una televisión católica, o con cosmovisión cristiana, o a contracorriente de la imposición ideológica del momento, o algo parecido a eso, pero diferente… desde el garaje de casa, con apenas una cámara de 500 euros, dos sillones viejos de la abuela que dejó el otro día en el contenedor de la calle, mucha ilusión, creatividad, empuje y, sobre todo, fe. Grandes dosis de fe.

Hay otra manera de hacer televisión y ahora es el momento de comenzar a soñar.

Publicado en Religión en Libertad