Lo que necesita Cataluña es un despolitizador… y que al Espanyol no lo politicen

La politizada Cataluña necesita un buen despolitizador, que la despolitice de una vez y nos ahorre las funestas consecuencias que todos padecemos. Los resultados de tanta política están a flor de piel: fractura de la sociedad; rompimiento de amistades, rupturas entre familias y mal rollo… mucho mal rollo. Por eso no quiero que ese virus que todo lo destroza se cuele en ciertos ámbitos de la sociedad, como puede ser el RCD Espanyol.

La política tiene sus cauces para canalizar esas ideologías, pero toda la sociedad no puede estar impregnada de política. La vida es mucho más que el arte de gestionar los bienes públicos. Y ésta no debe entrar en ciertas esferas.

“Los políticos a sueldo; agitadores con subvención, Joan Collet y otros compañeros mártires deben respetar la decisión (…) de no meter la política en el Espanyol”

Algunos, creo que con buena fe, se empeñan en meter el lobo en medio del rebaño, y argumentan no sé qué patochadas para que le abramos la puerta. Pero no. Los políticos a sueldo; agitadores con subvención, Joan Collet y otros compañeros mártires deben respetar la decisión de un club deportivo y privado como el Espanyol, con sus accionistas y socios a la cabeza, que deciden libremente, y de forma abrumadora, no dejar entrar la política en su casa… Pasarse por el forro esta legítima aspiración denota un sentido de intolerancia preocupante, además de certificar un grado de inmadurez democrático.

“No queremos que el Espanyol se convierta en una máquina de escupir comunicados de carácter político”

Por favor, respeten al Espanyol, al Joventut, Nástic de Tarragona y otros muchos clubes que no consideran que deban seguir la estela del Barça, y convertirse así, en una máquina de escupir comunicados de carácter político. En el Espanyol no queremos ser més que un club. No, hombre, no. Para eso está Can culé. Nosotros a lo nuestro: el deporte es nuestro único objetivo. Nada más. Queremos un club familiar con buen rollo que disfrutemos del equipo y… todo lo demás: política, políticos, caras largas, discursos, choque de trenes y todo eso, que cada uno de los pericos lo exprese en su casa como quiera, manifestando su legítimo sentimiento político que tenga… pero, eso sí, fuera del club.

Si queremos recuperar a la mejor Cataluña necesitamos de un despolitizador que termine con ese virus destructor, y que logre sanar heridas, restablecer relaciones y unir familias. Entre tanto, el Espanyol puede ser un buen ejemplo de la verdadera ruta despolitizada que necesitamos recuperar para nuestra tierra.

Publicado en VozPerica