Señorías, dejen en paz al Espanyol

Hemos entrado en la loca fase que hay que politizarlo todo. Hay que politizar a los niños, sus dibujos animados, sus juegos, el parvulario, a la religión, la sanidad, la educación, el ocio, el deporte… Es el mantra de moda. Si no te politizas, y politizas todo lo que hay a tu alrededor, eres un mal ciudadano. Todo debe estar al servicio de lo que manden los políticos de turno. Ayer eran otros; pero querían lo mismo de los que mandan hoy: politizar nuestras vidas.

Y los políticos, obsesionados por no respetar ningún ámbito que no esté politizado, están empeñados en que el Espanyol se politice. Señorías, por favor, dejen en paz al RCD Espanyol. Comprendo que les moleste que haya gente, organizaciones, clubes o asociaciones que se salgan del guión y no se adhieran a lo que señalan los cánones del pensamiento único. Sí, debe ser frustrante comprobar que haya ciudadanos u organizaciones que no piensen o actúen como dicen los políticos o sus terminales mediáticas. Pero estamos, todavía hoy -no sé si mañana o pasado-, en una sociedad plural y libre, dónde cada uno puede pensar o hacer lo que considere oportuno mientras que no perjudique a un tercero.

Los enemigos de la libertad quieren una sociedad plana y monocorde. De partido único y uniforme para todos igual. Pero todavía somos muchos, creo que la mayoría, los que queremos que nos dejen en paz. Que no se metan en aquellos ámbitos en los que hemos decidido libremente que la política no tiene cabida en ellos. Y el Espanyol es uno de ellos. Los pericos no queremos que haya política en nuestro club. Sólo somos un club deportivo. Nada más. No queremos seguir la estela de otros equipos. No queremos que la política y sus terribles consecuencias contaminantes enturbien nuestro querido club.

Señorías, dejen en paz al Espanyol. Dediquen su tiempo a otros menesteres, pero no nos molesten con sus historias.

Publicado en Voz Perica